Warning: Use of undefined constant ICL_LANGUAGE_CODE - assumed 'ICL_LANGUAGE_CODE' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /usr/home/delapiel.es/web/wp-content/themes/jupiter-child/functions.php on line 27
Home > BLOG > Tengo la piel grasa ¿humectante o hidratante?

Tengo la piel grasa ¿humectante o hidratante?

La piel grasa se caracteriza por mostrar un exceso de sebo, entre otras cosas. Suelen ser pieles gruesas y rugosas, con poros dilatados y, frecuentemente, presencia de acné. Pero, a diferencia de lo que mucha gente piensa, este tipo de piel también puede sufrir de deshidratación. En estos casos, existe una alteración de los lípidos epidérmicos que forman la barrera protectora de la piel. Estos lípidos, son parte estructural de la dermis y son distintos a las grasas que forman el sebo. Cuando estos lípidos sufren alguna alteración, el agua de la dermis se evapora con más facilidad y queda más expuesta a agentes externos como bacterias y toxinas. Y, ¿cómo se identifica una piel grasa deshidratada? Pues, a parte de mostrar más impurezas y acné del habitual, pueden aparecer zonas descamadas, principalmente en el entrecejo o las zonas alrededor de la boca. Por lo tanto, a pesar de la sensación de piel “aceitosa”, es importante hidratarla diariamente.

Y, ¿cuál es la mejor manera de hidratar una piel grasa? ¿Hidratantes o humectantes?

La respuesta es ¡ambos! Todo va a depender del grado de deshidratación de la piel. Los ingredientes más hidratantes, como ácidos grasos o ceramidas, van a ayudar a restaurar la barrera epidérmica. Ayudan a retener el agua en la piel y a evitar que se evapore en exceso. Favorecen una hidratación más a largo plazo, por lo que pueden ayudar a mejorar el estado de la piel en momentos de deshidratación más pronunciada.

Por otro lado, los ingredientes humectantes hidratan de forma inmediata. Forman una capa de hidratación que actúa desde el momento de su aplicación. Algunos de estos ingredientes, como el ácido hialurónico o el colágeno, se pueden utilizar de forma rutinaria para mantener un nivel de agua saludable de la piel. Con otros humectantes, como la urea o la glicerina, se debe prestar atención a la composición del producto que los contiene. En ocasiones, la urea y la glicerina pueden encontrarse en cremas de textura pesada y un tanto oclusivas. Es decir, forman una capa protectora física sobre la piel para impedir que el agua se evapore. Para ello, suelen contener aceites y ceras y esto puede contribuir a aumentar los niveles de grasa en la piel.

Entonces ¿qué debo de tener en cuenta a la hora de elegir los productos hidratantes para una piel grasa?

En primer lugar, es importante utilizar un producto compatible con el tipo de piel. Hoy en día podemos encontrar cremas, geles, cremigeles, brumas hidratantes, etc. Y, la principal diferencia entre ellas es la proporción de agua y grasas o aceites que contienen. En la medida de lo posible, se deben evitar los productos con mayor contenido de grasa, como son las cremas. Las más recomendables son texturas ligeras, libres de aceites y no comedogénicas para evitar fomentar la aparición de acné.

En segundo lugar, debemos fijarnos en los ingredientes. Tanto los ingredientes hidratantes como humectantes se pueden encontrar en varias de estas formulaciones. Incluso combinados en ellas. También se pueden utilizar ampollas o serums, de ácido hialurónico o proteoglicanos, como paso previo al producto hidratante de uso diario. Las ampollas o serums contienen los ingredientes activos más concentrados lo que se traduce en un efecto más inmediato y, en ocasiones, mayor eficacia.

En cualquier caso, y si tienes dudas, ante cualquier signo de deshidratación u otras alteraciones de la piel, lo más recomendable es preguntar un profesional. Puedes consultar con tu farmacéutico de confianza qué tipo de producto necesita tu piel en cada momento.

Y recuerda, elimina la grasa, pero nunca te olvides de hidratar.