Home > BLOG > Aprende a identificar tu tipo de piel

Aprende a identificar tu tipo de piel

En la publicación anterior te explicamos cómo deberías cuidar tu piel en otoño, pero es posible que te cueste identificar qué tipo de piel tienes. Por este motivo, en esta publicación te damos las claves para descubrirlo.

 

Piel grasa o con tendencia al acné

Como bien indica el nombre, es un tipo de piel que se caracteriza por tener exceso de grasa. La piel grasa tiene una mayor actividad de las glándulas sebáceas que derivan en poros grandes y visibles por toda la cara, así como imperfecciones que suelen enrojecen la piel.

 

Piel seca

La piel seca deriva de una reducción en el contenido de agua y de aceites de la piel, lo que dificulta la función barrera. Es importante no confundir piel seca con la piel deshidratada. La deshidratada es pasajera y necesita agua, la piel seca es permanente y necesita agua y lípidos. Además, la piel seca se caracteriza por ser escamosa, áspera y rígida con poros casi invisibles. También suele absorber rápidamente la crema hidratante y producir picor cuando está demasiado seca.

 

Piel mixta

¿En algunas zonas tienes la piel grasa y en otras zonas seca? Entonces tu tipo de piel es mixta. Este tipo tiene hiperproducción de sebo en la zona T de la cara (frente, nariz y barbilla), pero en el resto de la cara hay una falta de lípidos y agua. Los poros son más grandes de lo normal, aparecen con frecuencia puntos negros y otras imperfecciones en la zona T, pero en el resto de la cara hay un aspecto rígido.

 

Piel sensible

¿Notas que cuando pruebas nuevos productos tu piel se irrita o inflama? Entonces posiblemente tu piel sea sensible. Este tipo se caracteriza por el enrojecimiento, la sequedad y la descamación. El motivo es que hay una pérdida de la función protectora o barrera que puede ser transitoria, debido a diferentes factores, o permanente. Por esto, es frecuente encontrar combinaciones de pieles sensibles y secas o grasas a la vez.

 

Si aún no lo tienes claro te recomendamos que consultes con un/una dermatólogo/a.

¿Quieres consejos para manejar tu tipo de piel? En nuestro blog encontrarás el cuidado para cada tipo. ¡Consúltalo!