Home > BLOG > Así deberías cuidar tu rostro en otoño según tu tipo de piel

Así deberías cuidar tu rostro en otoño según tu tipo de piel

Después del verano y con la entrada del otoño, la piel está más sensible y deshidratada. ¿Has adaptado ya tu rutina facial? Si no lo has hecho o no sabes cómo hacerlo, te lo contamos a continuación.

 

Pieles grasas o con tendencia al acné

Existe una falsa creencia que hidratar este tipo de pieles añade grasa al rostro, pero no es así. De hecho, estas pieles en otoño sufren mucha deshidratación y a la vez rebrotes de acné, por lo que debemos aprender a manejarlas.
Si durante el año utilizas productos muy fuertes, deberás reforzar la hidratación con productos ricos en ingredientes hidratantes como el ácido hialurónico (mascarillas, ampollas…) Además, te recomendamos usar limpiadores en espuma, puesto que suelen ser menos agresivos.
No te olvides de la exfoliación una vez por semana, así ayudarás a eliminar la capa de células muertas de la piel y evitarás que empeore el acné.

 

Pieles secas

En este punto deberías saber que no es lo mismo una piel deshidratada que una seca. A la deshidratada le falta agua y a la seca le faltan agua y aceites. En las pieles secas debemos utilizar una crema densa y con ceramidas. Las ceramidas ayudan a reponer los ácidos grasos esenciales y saludables.
Además, también es muy importante ducharse con agua tibia, ya que la caliente destruye la barrera protectora de la piel y elimina los aceites naturales, empeorando así la piel seca.
En cuanto a exfoliación, hay que escoger productos altamente nutritivos aptos para este tipo de piel y realizarla una vez por semana o, incluso, una vez cada dos semanas.

 

Pieles mixtas

Este tipo de pieles se caracterizan por tener la zona T del rostro grasa y el resto seca. También se caracterizan por tener la función barrera deteriorada, lo que hace que le afecten más los cambios. Por un lado, hay consejos que ya hemos dado anteriormente que son útiles para este tipo de piel: utilizar productos con ingredientes altamente hidratantes, como mascarillas o ampollas. También debes tener en cuenta la temperatura del agua de la ducha.

Por otro lado, no debes usar hidratantes con aceites y tampoco que sean altamente resecantes, sino que debes buscar el equilibrio. Te recomendamos que uses cosméticos no comodogénicos y con mayor porcentaje de agua que de aceite.

En este tipo de piel, la exfoliación también es imprescindible una vez por semana y con productos suaves.

 

Pieles sensibles

Estas pieles son las que sufren más los cambios de temperatura. Como en los otros tipos, la hidratación debe ser el paso fundamental, pero teniendo en cuenta que deben ser productos aptos para pieles sensibles. Estos deben ser sin perfumes, sin alcohol y sin otros ingredientes irritantes.

En la exfoliación debemos usar productos diseñados para estas pieles y hacerla una vez a la semana, como máximo. Encontrar el producto ideal es complicado, por lo que si notas irritaciones prueba otro hasta que encuentres el que te funcione.

 

Todo tipo de pieles

En todas las pieles recomendamos aumentar la ingestión de agua para evitar la deshidratación típica de otoño. Asimismo, es imprescindible usar protección solar diaria, ya que el sol es una de las principales causas de la deshidratación y envejecimiento de la piel y debemos evitar sus efectos nocivos.

En conclusión, otoño es el momento oportuno para reforzar al máximo la hidratación.