Home > BLOG > Lo que debes saber sobre las pieles maduras: necesidades y cuidados

Lo que debes saber sobre las pieles maduras: necesidades y cuidados

El paso del tiempo se nota en nuestra piel y sabemos que quieres cuidarla como nunca, pero ¿sabes qué necesidades tiene la piel en esta etapa? A continuación, te contamos cómo es una piel madura, si hace falta exfoliarla y qué ingredientes son claves en este proceso.

 

¿QUÉ CAMBIOS SUCEDEN EN NUESTRA PIEL CUANDO ENVEJECEMOS?

A lo largo de nuestra vida, en la capa más externa de la epidermis, las células muertas de la piel se eliminan constantemente mientras se van reemplazando por nuevas células. A medida que envejecemos, la renovación de las células de la piel se ralentiza y se forma una acumulación de células muertas en la superficie, lo que se traduce en una piel más apagada.

Además, la producción de colágeno y la capacidad de la piel para reparar el colágeno y la elastina también se van reduciendo a medida que nos hacemos mayores.

Eso no es todo, las pieles maduras se caracterizan por una mayor pérdida de agua que las jóvenes, lo que produce una piel seca que necesita mucha hidratación.

 

EXFOLIACIÓN: ¿SÍ O NO?

En una piel madura hace falta exfoliación, ya que las células muertas necesitan ayuda para desprenderse. Sin embargo, hay que tener precaución porque en este tipo de piel la capa exterior se vuelve más fina y delicada, por lo que para un tratamiento eficaz recomendamos preguntar a un especialista como tu farmacéutico Delapiel o tu dermatólogo, para que te diseñe una pauta de tratamiento que se adapte a tu tipo de piel.

 

LOS INGREDIENTES CLAVES PARA TU PIEL

Estos son algunos de los aliados que te ayudarán a combatir el envejecimiento de la piel y te harán lucir una piel más joven:

  • Ácido hialurónico: Este componente, que se encuentra naturalmente en nuestro cuerpo, disminuye sus niveles a partir de los 30 años. Por eso es importante para las pieles maduras utilizar productos que lo contengan. El ácido hialurónico se caracteriza por rellenar las arrugas, mantener la estructura correcta de la piel e hidratarla.
  • Vitamina C y E: mejoran el proceso de regeneración del colágeno otorgando una piel lisa, suave y luminosa.
  • Retinol: Acelera la renovación celular contribuyendo a disminuir las arrugas.
  • Los alfahidroxiácidos (AHA): son un grupo de ácidos como el glicólico o el cítrico que ayudan a reducir la aparición de arrugas.
  • Antioxidantes: elementos imprescindibles en la rutina diaria, ya que combaten el estrés oxidativo causado por el exposoma, uno de los principales causantes del envejecimiento prematuro de la piel.